Edición Numero 1652
Home | Acerca de | Suscribir | Premios | Contactenos | Legales
VisualNews HyperData BIZ | VisualNews HyperData TIC | Semaforo HyperData
En Facebook: www.facebook.com/mario.pincus
En Twitter: @visualnews @HyperDataMedia @MarioPincus
En LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/mario-noe-pincus-volin-20238a1

Director General
Mario Noe Pincus Volin

En el Recuerdo
Carolina Volin de Pincus


 

El reciclado no es la solución: consejos para vivir sin plástico

 

 

  De menor a mayor, SodaStream brinda recomendaciones en tres niveles para quienes quieren cambiar sus hábitos de consumo, contribuir al cuidado del medio ambiente y reducir el impacto del cambio climático en la calidad del aire, la naturaleza y la salud.

En las casas, en la oficina, en el auto, en el transporte público, caminando por la calle, en el gimnasio, en el supermercado. Estemos donde estemos, basta con mirar el entorno para descubrir algo en común: el plástico nos rodea.

Se estima que entre 5 y 13 millones de toneladas de este material van a parar a los océanos cada año, poniendo en peligro la vida de muchas especies y generando efectos severos sobre el medio ambiente. A largo plazo, el impacto del reciclado para contener este fenómeno es limitado y es por lo que cada vez más expertos en el tema insisten en reeducar a la sociedad hacia una vida sin plástico.

Existen tres niveles en este camino:

PRINCIPIANTES: aquellos recién están empezando a pensar en reducir el plástico en su realidad cotidiana.

1. Al supermercado, con bolsa propia

Ya sea que se trate de una compra grande en el supermercado, o una escapada al almacén o a la verdulería del barrio, el uso de bolsas plásticas desechables es uno de los grandes focos de contaminación cotidiana. Incorporar cajas de cartón, bolsas de papel o bolsas reutiizables, es la mejor alternativa. Para no olvidarse, se recomienda tener siempre una en el bolso, la mochila o la cartera.

2. Almuerzo en la oficina: un pequeño cambio puede significar mucho

Salir a comprar el almuerzo en el trabajo es sinónimo indiscutido de bandejas y cubiertos plásticos que mensualmente representan un alto nivel de contaminación a escala personal. Para revertir esto, se puede llevar comida y vajilla desde la casa o, en caso de pedir afuera, llevar cubiertos e incluso un tupper propio para que sirvan el pedido ahí. Y nunca está de más aclarar que los sorbetes plásticos no son necesarios.

3. Elegir envases reutilizables

Según las estimaciones, el consumo de botellas descartables podría alcanzar los 583.300 envases al año en 2021. Las botellas de vidrio y los envases reutilizables revierten esta situación. SodaStream, una máquina que transforma fácilmente el agua común en agua con gas y agua con gas saborizada en unos segundos, emplea envases reutilizables en la comodidad de hogar. Como cada recipiente de este tipo equivale a 50 mil botellas descartables, al implementar este sistema altamente diferenciado, los consumidores de bebidas pueden reducir un 60% su huella de carbono.

INTERMEDIOS: aquellos que vienen hace un tiempo realizando acciones para tener una vida con menos plástico, ya están listos para pasar al siguiente nivel.

1. Comprar a granel

Cada vez existen más tiendas que venden todo tipo de productos comestibles y de otros rubros como limpieza e higiene personal sin envasar. En estos casos, toda la cadena de producción y distribución es más sustentable y, en cuanto al consumidor final, le permite llevar lo que necesita evitando el derroche y sin emplear bolsas, latas, bandejas y otros recipientes plásticos de envasado que tiene la mercadería tradicional.

2. Priorizar envasado en papel o vidrio

Hay compras que sí o sí requieren algún tipo de recipiente contenedor y siempre es preferible que sea de papel o de vidrio en lugar de plástico. Estos materiales también tienen impacto ambiental pero es mucho menor al de las bolsas, frascos y bandejas plásticas.

3. Mirar la letra chica

A la hora de consumir, todo tiene su lado B, y el uso de plástico no es la excepción. Por eso, si se tiene la posibilidad, es importante ir a negocios que utilicen materiales sustentables con el medio ambiente y no tengan una cultura de derroche. En el caso de las bebidas, por ejemplo, las principales marcas fabrican hasta 100 mil millones de envases desechables por año por lo cual evitar su uso a todo nivel es una contribución muy significativa.

AVANZADOS: quienes ya hayan superado las dos instancias iniciales, todavía pueden hacer más para que el plástico sea sólo el último recurso en su día a día

1. Los productos de higiene personal cuentan

El alcohol en gel o los jabones líquidos pueden ser muy prácticos, pero también altamente contaminantes. Para principiantes, se puede optar por recargar el producto en recipientes reutilizables, pero lo ideal es directamente elegir pastillas de jabón natural, tanto para tener en la casa como para llevar en el bolso o cartera de mano.

2. La industria estética bajo la lupa

Cuidar la piel del cuerpo y del rostro es fundamental, pero en vez de emplear cremas, se pueden utilizar aceites (de coco, de almendras, de jojoba o de rosa mosqueta), que no sólo son más naturales y efectivos sino que suelen comercializarse en envases de vidrios y son más rendidores.

3. Alacenas, muebles y placares: al diván

Finalmente, realizar una revisión consciente de todo lo que tenemos nos permite ordenar prioridades y asumir cómo queremos vivir en adelante. Este ejercicio simple ayuda a visualizar la cantidad innecesaria de plástico que consumimos en todos los órdenes de la vida e impulsa a indagar en variantes que permitan reemplazarlo y sumar un aporte personal a una gran transformación colectiva que ya es una realidad en todo el mundo.